Alza el vuelo. ¿Qué ves? “Las tentaciones del pozo y el pilar”

Espacio Valverde del 10 de diciembre al 16 de enero

Captura
Until there are no parts at all

“El vértigo es algo diferente del miedo a la caída. El vértigo significa que la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer, del cual nos defendemos espantados.”

Milan Kundera, La insoportable levedad del ser

Sólo en lo pequeño podemos apreciar la magnificencia de nuestro entorno: un macrocosmos venido de una insignificante partícula generadora de todo. Esta sensación se intensifica al contemplar la obra de Maxon Higbee, la cual puede verse actualmente en el Espacio Valverde con el nombre de Las tentaciones del pozo y el pilar.

En total son 16 obras inscritas en esta pequeña galería sumergente que comenzó su andadura de la mano de Asela Pérez Becerril y Jacobo Fitz-James Stuart. Un espacio de lo más acogedor en uno de los patios más pintorescos del barrio de Malasaña. Un ambiente íntimo que conecta muy bien con el trabajo de este artista californiano afincado en Madrid desde hace tres años, cuyo estilo a modo de jeroglífico visual, podríamos relacionar con la vertiente ingenuísta de Frida Kahlo adentrándonos en el símbolo, o en el plano nacional con la Escuela Vallecana de Alberto Sánchez, Benjamín Palencia o Maruja Mallo, por su gusto en recoger los pequeños elementos que conforman un paisaje para el gran arte.

stylite
The pit and the pole

De esta realidad artificial semiótica a ras de suelo, Maxon Higbee analiza las relaciones entre lo real y lo artificioso representando elementos de la naturaleza, en este caso árboles, en madera a modo de decorado teatral sin espectador: “Mientras que el sujeto ha desaparecido, sus construcciones permanecen, dejando un mundo lleno de modos de percepción abandonados, marcos vacíos y sistemas de significado descartados y caídos en desuso, ya sea por negligencia o abuso de los mismos”.

También a través de su obra contemplamos ensimismados el vacío, ese pozo insaciable que nos atrae hacia la perdición. Se trata de la penitencia del estilita que como San Simeón en su columna debe padecer todo tipo de sufrimientos físicos y espirituales para abstenerse de los pecados que no abandonan su intento por tentar a la carne. Únicamente apegado a la gravedad por un punto de apoyo, proclive a todo tipo de malos vientos, con el vacío del cielo abierto sobre nuestras cabezas y la lejanía de la tierra a nuestros pies.

De esta manera pasamos a la abstracción, a lo que Milan Kundera, llamaría la insoportable levedad del ser donde el referente humano ha dejado de existir y se posiciona en un mundo irreal desde las alturas, sin apenas referentes: Una ilusión visual que ha pasado a sustituir al cuerpo.

20160112_184125
Holding darkness in it’s place

Se trata de una idea que flota de manera ascética como la apetecible manzana de Eva o Paris sobre esta construcción en técnica mixta que materializa los diferentes estratos de la tierra y el cieloLa manzana como símbolo de la mentalidad greco-latina y religiosa cristiana es el pecado, la tentación, que nos dificulta la consecución de la ansiada virtud.

Maxon Higbee, medita a través de su arte como un asceta en torno al pensamiento tradicional escolástico y lo lleva a una realidad artificial de carácter cotidiano, porque en lo profano también puede darse la espiritualidad. Imágenes y signos  cuya profundidad podemos ver en su serie: “No juzgues al hombre afortunado hasta que haya muerto”, en relación a las distintas caras del azar, volátiles como las cometas que utiliza a modo de soporte para sus pinturas.

Del mismo modo, este artista recurre a la naturaleza en su pasado proyecto artístico combinando la performance y la pintura para cuestionar la tradición plein-air y el sentido pasivo de la naturaleza que se resiste a su plasmación a través del viento que agita los materiales y soportes pictóricos.

Una gran oportunidad para acercarse a la obra de Maxon Higbee en esta pequeña muestra que permanecerá abierta hasta el próximo sábado junto a la obra gráfica Zodiaco de la ilustradora alemana Silja Götz: una interpretación actual e interesante que bebe de fuentes clásicas griegas, egipcias y babilónicas en una continua mezcla de referentes tarotistas y alquímicos.

libr
Libra

Ambas muestras parecen reivindicar a ojos del espectador las creencias, el misticismo y la caída, que por otra parte, es la única forma de elevación tanto en el ánimo cotidiano como en la forma más introspectiva del ser humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s