La nostalgia de un mito “La ilusión del Lejano Oeste”

  • Museo Thyssen- Bornemisza. “La ilusión del Lejano Oeste” del 3 de noviembre al 7 de febrero.

20160126_152503

El American Film Institute (AFI) publicó en el año 2008 una lista de las 10 películas más representativas de las historia del cine estadounidense según cada uno de los géneros cinematográficos. En aquella lista el western ocupa uno de los lugares más destacados. ¿Hay algún género más americano?

La fascinación por el Salvaje Oeste nos llega principalmente a través del cine, de esa época dorada de los 50, a través de películas de John Ford o Fred Zinnemann. Después vendrían los spaguetti western de Clint Eastwood, y finalmente, la ilusión de un género en decadencia. Pero lo cierto es que el western nunca murió, se transformó, los apaches se pasaron al Vietcong y las diligencias al espacio exterior; de las batallas contra los nativos americanos a la Guerra de las Galaxias. Todo un siglo de Historia americana que sigue actualmente más viva que nunca.

No obstante, esa imagen proyectada por el cine surgió a través de la imaginación y el trabajo- bien documentado o no- de pintores, cartógrafos, fotógrafos, escultores, entre otros, que se dejaron fascinar por el continente americano y sus primeros pobladores. En esta muestra colectiva a través de los siglos y diferentes disciplinas artísticas, el Museo Thyssen- Bornemisza nos trae “La ilusión del Lejano Oeste” una exposición comisariada por el artista Miguel Ángel Blanco.

En este breve recorrido por el Far West la contextualización geográfica es fundamental. El mapa de José de Antonio Alzate nos da las claves para conocer de primera mano cómo era la américa septentrional española. Digo española, sí. Este vasto territorio desde la actual Florida, pasando por Nuevo México, California y más allá del Mississippi, perteneció a la corona hispánica hasta el Tratado de París (1763). Algo que desde nuestras remotas lecciones de Historia en el colegio se suele pasar por alto.

Bierstadt_Albert_The_Falls_of_St._Anthony
Albert Bierstadt “Las cataratas de San Antonio” (1880-1887)

A uno de los lados de este impresionante mapa, observamos al todopoderoso Dólar– el verdadero unificador de la gran nación americana con unos orígenes muy hispanos, por cierto-, y justo en frente, las vistas de las cataratas de San Antonio, la única gran catarata natural del Alto Mississippi representada por Albert Bierstadt (1830-1902) en clave idílica. En 1886 el aliviadero de hormigón- más tarde sustituido por las esclusas y presas actuales-, se había cargado todo lo pintoresco del lugar. Por ese motivo, el artista prefiere trasladar las cataratas del Niágara al oeste de Minneapolis y remitirnos a la imagen de un posible misionero en primer plano que contempla atónito la belleza de un paisaje inexistente cual caminante en miniatura sobre un mar de nubes de Caspar David Friedrich.

De este primer viaje de exploración pasamos a la contemplación de los pueblos que habitaban este inmenso territorio por medio de las ilustraciones de Karl Bodmer (1809-1893), pintor que acompañaría a la expedición del  príncipe alemán Maximilian zu Wied-Neuwied a América del Norte trayendo a Europa un catálogo de indios Sauk, Musquake, Cree, Mandan, de la zona de Ohio, Missouri y Mississippi que hicieron las delicias de los amerindios del XIX. Dibujos de armas, tocados, y también escenas costumbristas con interpretaciones de batallas como la del Fuerte Mackenzie.

14832
William Henry Jackson “Castle Geyser and Crested Pool, Upper Geyser Basin” (1871)

No nos olvidemos tampoco de la fotografía. Imágenes de William Bell (1830- 1910) y sobre todo de William Henry Jackson (1843- 1942), fotógrafo formado en la Guerra Civil Americana- como Mathew Brady o Timothy O’Sullivan-, quien abandonaría su taller en Omaha para fotografiar paisajes y nativos siguiendo el curso del ferrocarril desde Promontory a las cercanías de Salt Lake City uniéndose finalmente a la expedición geológica de Francis Vandiveer Hayden en 1871. De ese viaje tomaría las vistas de las Montañas Rocosas y especialmente de Yellowston, gracias a las cuales el 1 de marzo de 1872 el Congreso lo declararía parque nacional.

De los pintores del Río Hudson tenemos la obra de Thomas Hill (1829- 1908) que remiten al paisaje del valle de Yosemite con un formato amplio para resaltar la sensación de grandeza y magnificencia del paisaje americano tomado de la escuela inglesa. Mención especial merece Thomas Cole (1801- 1848) y su “Expulsión. Luna y luz de fuego” c. 1828 y su representación espiritual del paisaje.

mayores_udp_jefecaballothyssen
George Catlin “Gran Jefe Pawnee” (1832)

Llegados a la tercera sala lo primero que llama nuestra atención es esa inmensa cabeza de bisonte al lado de los retratos de George Catlin (1796- 1872) pertenecientes a los jefes de las Grandes Llanuras fechadas en 1832 y traídas del Smithsonian. Al lado, una de las camisas de las tribu Sioux o Pies Negros que cualquiera podría reconocer. Cuando hablamos de nativos americanos son estos pueblos los que vienen a nuestra mente con mayor rapidez: un imaginario colectivo que se nutre del encuentro con “El rostro pálido” como pone de manifiesto la pintura de Charles Wimar (1828- 1862) o la idea del último de la raza de un pueblo ancestral. También reconocemos esas costumbres a nuestros ojos salvajes, primitivas y fascinantes como la ceremonia del O-Kee-Pa o la caza del bisonte o búfalo, un animal que para los nativos americanos era un espíritu dador de vida y cuya caza tenía un fuerte carácter ritual. Un animal que a la llegada de los españoles gozaba de tal número de ejemplares que no dudaron en llamar al lugar los Llanos de Cíbola, una de las legendarias regiones de Francisco Vázquez de Coronado. Estos bisontes a punto estuvieron de extinguirse por la caza indiscriminada que los europeos hicieron de ellos y que ahora el gobierno de Estados Unidos quiere volver a introducir en su paraje natural.

De esas ceremonias la muestra se hace eco por medio de efigies de los pueblos Hopi, de la archiconocida pipa de la paz o las grabaciones de la Edison Manifacture Company como testimonio visual de la danza de los Sioux o los Hopi en honor al presidente Roosevelt en  el año 1913.

A modo de compendio tenemos “una de indios y vaqueros”. Carteles de películas del western americano como Río Grande, La Diligencia o Soldado azul, libros juveniles de Western Story, muñequitos de plástico o una Colt del 36 al lado del tocado del gran jefe, icono emblemático de los indios, o el traje ceremonial de los Lakota. Para finalizar, tenemos la visión actual del artista Miguel Ángel Blanco y su “Biblioteca del bosque”: una serie de obras a modo de libros abiertos que contienen la esencia misma del continente americano con raíces de secuoya, obsidiana, plumas de águila real o arena de esta tierra ancestral tantas veces profanada. Se trata de una sala para los nostálgicos del western: un mundo complejo donde la palabra honor aún tenía significado.

20160126_160420
Miguel Ángel Blanco. Instalación de “Biblioteca del Bosque” (1985-2015)

Y es que actualmente la mala conciencia mueve a las principales potencias del pasado y presente. Al mirar todas estas obras, ¿como no pensar en las licencias de casinos o en las reservas federales? Todas ellas, formas de aislamiento denigrantes que vive día a día un pueblo devorado por otro. La construcción de la nación americana- y permitidme que lo diga desde fuera- se hizo a base de cabezas de turco, de gente que resistió y finalmente se resignó a vivir como los malos de las películas de John Wayne. Es hora de mirar al pasado sin rencores y sin callarnos nada porque la Historia siempre estará ahí para recordárnoslo, al igual que los cráneos del oso pardo, muflón, lobo, búho real, águila o cuervo que cierran esta exposición. Del mismo modo que los ojos de cristal del gran búfalo: una fauna ligada a los nativos americanos que como ellos, vieron diezmados su número, su espíritu, su identidad. ¿Para cuándo una exposición donde se les deje a hablar a ellos? ¿Una retrospectiva desde los ojos de esos “otros” tantas veces silenciados?

200px-Sitting_Bull
David Frances Barry “Toro Sentado” (1885)

No quería tampoco dejar de perder la oportunidad, desde este pequeño rincón, de recordar esos espectáculos de Buffalo Bill. En ellos Toro Sentado, jefe de la tribu Sioux, pasó los últimos años de su vida deambulando de un lugar para otro del país durante varios meses llevando las ropas de sus antepasados- como tantos otros que posaron ante la cámara de Edward S. Curtis– al igual que en este retrato de David Frances Barry que podemos ver en la exposición. La imagen de un hombre, ya anciano, que se enfrentó al ejército del Dólar en la batalla de Little Big Horne viéndose obligado a participar en la pantomima del Show de Cody y que finalmente murió a manos de los propios lakota, pagados por el gobierno estadounidense, acusado de instigar una nueva rebelión.

Dejemos que el gran jefe nos hable una vez más y que sus palabras nos inspiren a ver el mundo con otros ojos para que de la nostalgia de un mito podamos apreciar el pasado de unos pueblos muy reales:

He aquí que la primavera ha llegado.
La tierra ha recibido los abrazos del sol.
Pronto veremos los resultados de ese amor.
Toda la naturaleza está despierta y tiene un lugar bajo el sol.
Por lo tanto, nos rendimos a nuestros vecinos,
Incluso nuestros vecinos animales,
Con el mismo derecho a habitar esta tierra.
Ahora otra raza de gente ha llegado.
Construyen cosas y dejan mucho sin hacer.
Ellos hacen leyes que los ricos pueden romper,
Pero los pobres no pueden.
Son como una riada de primavera
Que desborda todo a su paso.
No podemos contenerlos
Pero nosotros no vendemos nuestra tierra, nuestra madre.

Toro Sentado (1831- 1890)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s